La magia del Tres está en el propio instrumento

Un homenaje al Tres

Estatuilla entregada a los Nominados a Premio Cubadisco 2011

La XV Feria Internacional de la Música CUBADISCO 2011 estuvo dedicada este año a la ciudad de Santiago de Cuba, “reserva musical del país”, al Son, como género musical fundamental en la historia de la música cubana, y al Tres, instrumento musical genuinamente cubano y estrechamente ligado a los orígenes del Son.

Esta decisión de homenajear por primerva un instrumento musical no fue casual ni formal. El Tres sin dudas es un instrumento esencial en el desarrollo de los ritmos musicales cubanos, portador de una identidad y tradición que sobrepasa las fronteras del país. El Tres es al Son lo que las Claves a la Rumba o la Flauta al Chachacha. Sin su presencia se pierde gran parte del sabor autóctono de nuestra música, ese sello de tradición que permite decir: ES GENUINA.

Pancho Amat y Rene Avrich

Pancho Amat y Rene Avrich, dos generaciones de treseros

El Tres ha estado muy ligado al origen del Son en Cuba, y por tanto al orígen de nuestras raíces musicales en la zona oriental del país. Estudios realizados permiten confirmar su presencia en ritmos cubanos de transición o anteriores al Son y en cierta medida originarios o que sirvieron de preámbulo a este. Las tradiciones en las zonas rurales de las provincias más orientales del país y la existencia de agrupaciones que han mantenido las mismas de generación en generación, permiten observar aún un grupo de instrumentos rústicos con los que se hacía la música y en mucos casos la presencia del Tres ha sido esencial. Es difícil creer que un guantanamero de hoy pueda concebir un buen “Changuí” sin escuchar los contrapuntos del Tres, lo que permite decir con orgullo que estas tradiciones se mantienen y están más vivas que nunca.

El sabio Don Fernando Ortíz comparaba al Tres con la Bandurria y no solo porque ambos se toquen con “plectro” o “uña”, o por su tamaño pequeño en comparación con una guitarra u otros instrumentos de la misma familia, sino porque la Bandurria en sus inicios también tuvo tres cuerdas, y aún cuando posteriormente tuvo 12, estas se afinan de dos en dos de manera similar a como se hace hoy con el Tres.

Lino Betancourt haciendo referencia a la primera vez que se vió el Tres en Santiago de Cuba, por allá por la década del 90 del siglo XIX, reseñaba a partir de las anécdotas escuchadas: “Era una caja de madera grande, de las que se utilizan para envasar bacalao. De tabla más fuerte era el brazo, y como cuerdas tenía solo tres de curricán encerado”.

Describiendo el origen de esta anécdota Lino señalaba como su autor a “Rafael Ortega, un viejo trovador santiaguero apodado “Pillo”, que afirmaba haber visto en las cercanías de la Plaza de Marte a un mulato parrandero y simpático que respondía al nombre de Nené Manfugás, quien dijo proceder de Guantánamo, más concretamente de Baracoa, y portaba un instrumento de cuerdas con esas características”.

El instrumento llevado por Manfugás pronto terminó por llamarse “Tres” en virtud precisamente de sus características, siendo copiado más tarde por diestros ebanistas que elaboraron instrumentos similares, pero con mayor perfección y acabado. De manera que pronto barriadas como El Guayabito, El Tivolí, Los Hoyos, Punta Blanca, la entrada de El Cobre y otros sitios donde habitaban gente dada a bailar y divertirse, entretenían sus noches con sabrosos sones haciéndose acompañar del novedoso Tres.

Como bien dice el propio Lino Betancourt, es aún impreciso determinar donde surgió el Son por primera vez. Regiones como Baracoa, algunas zonas montañosas de la actual provincia de Granma, o la propia Santiago de Cuba, reclaman para si este honor. Pero “lo que sí nadie pone en duda es que el Son nació retozando entre las empinadas montañas de la región oriental”. Y el Tres debe haber seguido los mismos pasos.

Nominado a Premio CUBADISCO 2011

Elito Revé recibiendo la Nominación de su disco "De que estamos hablando", a la postre Gran Premio CUBADISCO 2011

En esta XV edición de la fiesta más grande de la música cubana, desde las propias nominaciones a Premio CUBADSICO el Tres apareció de manera simbólica como una pequeña talla del instrumento en madera, que fue entregada a los seleccionados y que nos anunciaba lo que sucedería en Santiago de Cuba y por qué estaba dedicada a este instrumento.

Ya se venía realizando a lo largo de todo el país un concurso nacional para elegir al mejor tresero y se sabía, al llegar a Santiago de Cuba, que la final de la competencia iba a estar reñida. Fue tanto así que el pretigioso jurado integrado por nombres como Adalberto Alvarez, Pancho Amat, Joaquín Betancourt, entre otros y presidido por el maestro Frank Fernández, después de largas deliveraciones optó por entregar tres primeros lugares a los tres finalistas concursantes, por su maestría y destreza en la ejecución de este cubanísimo instrumento.

En los primeros días del evento sesionó también un Simposio que trató sobre diversos temas de la música cubana. Excelentes trabajos de investigación y conferencias magistrales llenaron el lunetario del Cine-Teatro Rialto. Allí también estuvo presente el Tres.

La investigadora Neris González, en una suerte de Concierto-Conferencia titulada “Pancho Amat, un trovador del son”, analizaba el desarrollo de Pancho como artista y la virtuosidad conque había logrado incorporar el Tres a una amplia gama de ritmos y estilos musicales. La agrupación Pancho Amat y su Cabildo del Son, presente en este taller de excelencia, hizo gala de su bien reconocido prestigio y además de servir de apoyo al trabajo presentado hicieron formidables desmostraciones como esta que pueden ver en video del bolero “Esa mujer es un dolor”:

Lo significativo en este caso es el logrado arreglo musical y la utilización del Tres, tratándose de un bolero típico de la trova tradicional. Como bien dice su autor (ya fallecido) Noel Nicola: “Esa mujer es un dolor es exactamente eso, un homenaje a la trova tradicional. Es un bolero son donde el son está delante y el bolero va detrás. (Ver video del autor).

Monumento al Tres

Monumento al Tres del artista Alberto Lescay

Las actividades de CUBADISCO recibieron entonces a sus invitados y participantes con la inauguración de un monumento al Tres, algo sin precedentes en nuestro país. La escultura, obra del afamado artista Alberto Lescay, fue asumida por este con agrado y motivación. Desde pequeño Lescay tenía inclinaciones al baile y la música (como buen santiaguero) y si no se dedicó al estudio de una de estas manifestaciones culturales fue por la fuerte atracción que significó para el la pintura y demás manifestaciones de las artes visuales. Hoy mantiene estrechas relaciones personales con muchos músicos, amigos de la infancia y la escuela de arte.  No pos coincidencia sus hijos han optado por dedicarse al estudio de la música. El propio Lescay reconoce que tenía suficientes motivaciones para hacer una obra como esta. ¿Pero cómo hacerla?

El artista diseñando su obra

El artista diseñando su obra

Comentaba Lescay: “Cuando estuve acercándome al tema en la primera etapa, me fui por una idea un poco abstracta del asunto. Luego llegué a la conclusión de que la magia del Tres está en el propio instrumento y que no había mucho que añadir. Decidí entonces hacer, sin más rebuscamiento, un hombre tocando un tres. Traté de atrapar, lo mejor posible, ese espíritu. Ojalá lo haya logrado. Ello debe decirlo la gente”.

Aún sin ver la escultura, ya teníamos una idea de como sería, pues el propio Lezcay, a solicitud del Comité Organizador de CUBADISCO elaboró réplicas del monumento a pequeña escala para que fueran entregados como símbolo a las personalidades e instituciones que recibieron los Premios de Honor otorgados por el evento.

La tarde del 19 de Mayo comenzó a concentrarse público en la intercepción de la siempre activa calle Aguilera con la calle Reloj, justo enfrente a la Sala Dolores, excelente sala de conciertos donde habíamos tenido la oportunidad de escuchar a los jóvenes del Conservatorio “Esteban Sala” en un magistral arreglo de un poutpurrí de sones cubanos, entre otras obras.

El sencillo y concurrido acto comenzó con el himno nacional pero esta vez tendría un toque muy especial. Un funcionario de la cultura había retado a Pancho Amat: “Pancho, ¿será que tu puedes interpretar el himno nacional llevado al Tres?”. Pancho lo pensó pero no pudo resistir la tentación. Ojalá esto haya quedado grabado en algunas de las cámaras que allí filmaban este acto, pues sin dudas fue algo muy especial.

A su cargo tuvo el propio Pancho develar la escultura, para lo cual se hizo acompañar de René Avich, uno de los finalistas del concurso sonero y con quien Pancho Amat terminara el acto en un lucido “mano a mano” a golpe de Tres.

El Tres Patrimonio Cultural Intangible de la Nación

El Tres Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación

Jesús Gómez Cairo, vicepresindete del Instituto Cubano de la Música y director del Museo Nacional de la Música, dió lectura al documento que declaraba al Tres como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación”, dando comienzo así al homenaje cultural al tradicional instrumento.

El Septeto La Trova interpretó varios números y sirvió de acompañamiento para que treseros de diferentes agrupaciones como Las Perlas del Son, La Pasión, Sonarte y otros, pudieran demostrar su destreza. Lo más significativo: la maestría conque en la ejecución del instrumento se manifestaron estos músicos a pesar de su juventud y sobre todo la presencia de mujeres, algo poco común en la historia del Tres, pero sin dudas excelente noticia.

Joven tresera cubana

Joven tresera cubana delitando al público con su interpretación

Con el sabor cubano de nuestra música y el inigualable e imprescindible sonido que el Tres genera, quedaba inaugurado el monumento a este símbolo de nuestra cultura, vivo aún gracias al repeto y rescate de nuestras tradiciones, a las que muchos cubanos y cubanas dedicaron gran parte de su vida.

La fusión de la música con las artes plásticas ha logrado crear un espacio en la cuna de todos los soneros del mundo, para rendir tributo a lo que sin dudas representa pasado y presente de nuestras tradiciones musicales, a quien ha estado ahi manteniendo el ritmo del bailador, a quien guió al piano a incorporarse a nuestros sones, a quien nunca ha abandonado la “sabrosura” de nuestra música, as Ud. Majestad: El Tres.

El parque Aguilera, un lugar por donde a lo largo de la historia han transitado muchos músicos, es ahora además lugar de encuentro de los treseros de todo el mundo.

Aunque al parecer Lescay encontró el modelo para la escultura dentro de su misma familia, Lino Betancourt no se cansa de repetir que el trovador sentado ahora en una gran piedra del parque Aguilera, no es otro que el mismísimo Nené Manfugaz, que retornó a Santiago a continuar contagiando a todos con sus dicharachos y sones al ritmo de su legendario Tres.

Salud eterna al Tres y sus ejecutantes.

Ver Galeria de fotos de la Inauguración del Monumento al Tres en Santiago de Cuba

Con el monumento al Tres

Con el monumento al Tres

Anuncios

Acerca de osadiaz

Director de Cubarte
Galería | Esta entrada fue publicada en Cultura en la Comunidad, Evento Cultural, Historia, Musica y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s