Cosas que pasan

Vicente Feliu y su esposa Aurora

Vicente Feliu y su esposa Aurora

La tensión de organizar una reunión con más de 60 personas nos envolvía a todos. A pesar que se sabía desde hace un año y se habían coordinado las cosas fundamentales como la agenda de trabajo, hospedaje, alimentación y demás temas de logística, … pero aún faltaban los detalles.

Ya imaginábamos que tendríamos que salir a última hora a resolver pasajes de regreso, organizar recogidas no previstas y solucionar imprevistos. En definitiva reunir a La Habana a todos los informáticos que trabajan en las instituciones culturales de todo el país valía la pena el esfuerzo.

Los especialistas que venían de las provinciaa, estarían casi una semana hospedados en la residencia de la Escuela Nacional de Ballet, por tanto resultaba elemental que le organizáramos algunas actividades recreativas en las noches, especialmente cuando conocemos los esfuerzos que ellos hacen al visitar nosotros sus provincias por atendernos y hacernos sentir bien, algo que siempre logran.

No resultaba complejo coordinar la asistencia a una obra de teatro, de tantas puestas tan buenas que se hacen semanalmente en La Habana, ni festejar al cierre en algún centro nocturno de los que administran las empresas de la cultura. Pero faltaba hacer algo que le diera un toque más personal a este encuentro, algo que después recordaran y asociaran significativamente al encuentro en La Habana.

Surgió entonces la idea de organizar un encuentro informal con trovadores de diferentes estilos y épocas. Enseguida surgieron nombres como Vicente Feliú, Fidel Díaz, Eduardo Sosa, Tony Avila, entre otros. Compromisos de trabajo, viajes a provincias y otros imponderables, comenzaban a poner en riesgo la idea, pero al final algunos confirmaron con entusiasmo.

Pero la duda nos rondaba. ¿Funcionará esa idea? En el encuentro estarían presente personas de entre 20 y 50 años, de diferentes lugares del país, con muy variada formacion profesional y cultural. ¿Un encuentro como este, poco usual en estos días, funcionaría de la misma forma que cuando espontáneamente se realizaban en décadas anteriores? Decidimos que valía la pena correr el riesgo.

El patio se fue llenando poco a poco

El patio se fue llenando poco a poco

Tal y como estaba previsto, en el patio de lo que llaman el “hotelito” de la redisdencia estudiantil, sin escenario, ni micrófonos, ni sillas organizadas a la manera de un teatro, sentados entre bancos de cemento, sillas y jardineras con sus verdes plantas, nos comenzamos a acomodar musicos y participantes.

Estaba presente Fidel Díaz, Fidelito para los que lo siguen, quien hace algunos años dirige la conocida revista cultural “El Caimán Barbudo” y organiza una popular peña de trovadores todos los sábados en el centro nocturno “El Diablo Tun Tun” de la EGREM. Para redondear por todo lo alto, luego de una fuerte aguacero que le hizo retardar la salida de su casa, llegó Vicente Feliú, con su esposa Aurora y un amigo que regresaba después de varios años fuera de Cuba, el trovador Karel García.

La velada comenzó sin formalidades ni distanciamiento, apenas una pequeña presentación por respeto a los artistas, y de inmediato las guitarras comenzaron a pasar de mano en mano. Una canción recordaba la otra, alguna poesía, comentarios y anécdotas formaron parte del repertorio de la noche y las personas comenzaron a sumarse. Sin darnos cuenta ya no estábamos en una presentación sino en la sala de una casa a donde nos habian invitado a compartir un rato.

Fidel Díaz

Fidel Díaz

Parece que las cosas marchaban muy bien pues como por encantamiento apareció un “angel”, que ya Fidelito conocía, seguramente de otras apariciones, y violín en mano comenzó a acompañar cada canción, a deleitarnos con algunos solos e improvisaciones, pero sobre todo a dar un vuelo diferente a la noche.

Era Arley García, joven músico cubano, fanático de la trova, forjado en las continuas noches de descarga del centro cultural “El Mejunje”, en la ciudad de Santa Clara, al centro del país. Músico de profesión, amante de su violín y con unas ganas inmensas de hacerlo sonar.

Arley García

Arley García

Los minutos pasaban y nadie pensaba en el fin sino en el que vendrá después. Ya habían pasado las 11 de la noche y lo que comezó sobre las 8:30 parecía no tener fin…. tampoco nadie lo quería. Pero había que terminar. Al otro día, temprano en la mañana, comenzaba la reunión nacional y en una residencia estudiantil también hay que cumplir con determinados horarios, como es lógico.

Pero los propios artistas habían quedado hipnotizados por el especial momento. Había que hacer algo. Una pena no haberlo grabado. Quedaban solo algunas fotos y también videos pero sin demasiadas pretensiones. Dentro de unos 10 días Vicente tenía su peña en la Casa del Alba como parte de las actividades del proyecto Canto de Todos, asociado al ALBA Cultural. Allí sería la proxima cita.

Al otro día todos comentábamos sobre el momento tan agradable de anoche y lo raro que resultaba hacer algo así por estos días. Tan sencillo, tan natural y tan poco visto en nuestros habituales encuentros. Muchos se llevaron la idea de repetir algo así en sus provincias.

Parecía que todo terminaba pero el concierto de Vicente en la Casa del ALBA en La Habana, se dió. Su invitado principal fue Karel García, y allí estaba también Asley García, ya con algunos números previamente ensayados con los trovadores, pero con el violín cargado de imaginación para seguir improvisando y maravillando con sus intervenciones.

Concierto Canto de Todos en la Casa del ALBA

Concierto Canto de Todos en la Casa del ALBA

Fue otra noche muy especial. Ahora si era un concierto en toda la extensión de la palabra pero el duende de la noche en la residencia estudiantil seguía apareciendo por las esquinas obligando a recordar y mencionar aquel momento. Los angeles se ocupaban de repetirlo. ¿Será que son de las cosas que avlen la pena? Suerte que tuvimos algunos de vivir esas pequeñas cosas.

Nada… cosas que pasan… cosas bellas que pasan.

Vicente Feliu y Karel García

Vicente Feliu y Karel García

Anuncios

Acerca de osadiaz

Director de Cubarte
Galería | Esta entrada fue publicada en Musica, Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s